DREYERS, SU HISTORIA
EL SUEÑO AMERICANO
William Dreyer inició su amor por los helados en 1906, cuando se ganó la prestigiada labor de elaborar un postre congelado para celebrar el arribo del barco alemán en el que llegó a América.

Después de una carrera corta haciendo helados en Nueva York, se mudó al norte de California y empezó de aprendiz su carrera de de 20 años con fabricantes como Nacional Ice Cream Co. y Peerless Ice Cream.

Dreyer abrió su primera fábrica de helados en Visalia, Ca., y se ganó el primer premio en el Pacific Slope Dairy Show. En las siguientes 2 décadas, dió clases de fabricación de helados en la Universidad de California y sirvió como oficial en la Asociación  de Industrias Neveras de California.

SUS INICIOS
Dreyer encontró un socio que era un renombrado fabricante de dulces, Joseph Edy, una vez que se mudó a Oakland, Ca. La experiencia de Dreyer en los helados, y de Edy en los dulces hicieron una combinación muy exitosa. Su pequeña heladería en la calle Grand pronto se convirtió en un centro de reuniones. “Grand” ha sido parte del nombre de la compañía desde entonces, tanto para recordar el lugar del nacimiento de la marca, como para acentuar la extraordinaria calidad del producto.

EL NACIMIENTO DE ROCKY ROAD
Al tiempo del nacimiento del sabor Rocky Road en 1929, casi todos los helados se hacían en tres sabores –Vainilla, Fresa y Chocolate- y era servida siempre como sundaes. Dreyer le adicionó nueces (después cambiados por almendras) a su helado de chocolate, y usando sus tijeras corto bombones en pedacitos para hacer su primera producción de Rocky Road. Dreyer y Edy escogieron un nombre para el sabor que fuera divertido para darle a sus clientes algo de que sonreir en el apogeo de la gran depresión de aquella época. Rocky Road se convirtió en el primer super sabor de América y sigue siendo uno de los sabores mas vendidos de todos los tiempos. Dreyer invento varios otros sabores que se siguen fabricando ahora, como Almendra Tostada y Peppermint Stick.

Más historia